Boletín de noticias:

Geobiometría, la ciencia de la Energía de las Formas

 

 

pleca3 9ene12

 

 

La Geobiometría es la ciencia que estudia la “Energía de la Formas” o la capacidad de determinadas formas geométricas para captar; generar; transmutar; almacenar y distribuir la energía vital. Sin embargo, todas las formas no actúan de la misma manera en el cuerpo humano, en función de sus características resuenan en simpatía y trabajan específicamente mejor en los campos físico; emocional; mental o espiritual.

 

En función de sus características, las formas pueden recoger energías telúricas de la Tierra, captar energías atmosféricas o bien succionar energías cósmicas desde el Vacío. Cuando construimos determinadas formas geométricas, como los denominados Sólidos Platónicos, ellas mismas son capaces de reproducir replicas reflejos en la multi-dimensionalidad, e igualmente en lo inverso; en planos paralelos y anti-materia. Esto sucede con todas las geometrías Pi, y en especial con aquellas que resuenan con los armónicos más elevados de Phi. Por lo tanto, una vez construidas, estas geometrías no tienen comienzo ni fin en el tiempo. Estas geometrías son estructuras que se convierten en inserciones holográficas fluidas, que oscilan en forma circular entre la realidad dimensional y el Vacío Infinito.

 

Así es que, intentar identificar subjetivamente estas estructuras como solamente formas fijas de materia, es una distorsión que va en detrimento de nuestra capacidad para comprender su variada complejidad. Estas formas, son Geometrías Sagradas, maestros conscientes que nos enseñan en el "Tercer Lenguaje": la resonancia no hablada de la luz. Realizar una oración o pedir permiso antes de entrar en ellas como cualquier peregrino que entra en un Lugar Sagrado con actitud reverente, permite que la energía cubra todo nuestro campo áurico, y que se produzca un cambio en todo el Ser.

 

Cuando construimos físicamente las formas geométricas utilizadas por el Universo para manifestarse en la materia, abrimos un portal a través de cual, desde el punto cero geométrico o agujero negro de eventos en contracción de la forma construida, se crea un enlace de resonancia entre las ondas estacionarias de energía que estructuran la forma física, y el código reflejo etéreo contenido en el Vacío. A través de este punto cero geométrico, se precipitan cantidades infinitas de energía con cualidades específicas en función de cada forma. Estas energías sutiles, no sólo aportan la savia necesaria para sustentar el cuerpo astral de la geometría, sino que ofrecen además, una fuente de energía inagotable que el ser humano puede utilizar en su beneficio.

 

 

Visita h ttp://origensideral.es/wordpress/energia-de-las-formas-formas-que-sanan/

 

 

El ingeniero y psicofisiólogo Dan Winter defiende que la estructuración geométrica de la energía constituyente de la materia, es lo que genera las características esenciales de la misma, incluida la gravedad. En algunos tipos de configuraciones geométricas basadas en el número Phi, presente en la naturaleza de forma generalizada, se presentan en forma espontánea, repetible y coherente, centros de concentración energética denominados “puntos de implosión”, cuya capacidad de succión y ordenamiento de la energía, están relacionados directamente con la similitud que el cuerpo geométrico que los contiene, guarda con la forma del Universo. A esta relación de similitud se le denomina “auto-recurrencia” o fractalidad.

 

 

Las geometrías fractales cuyos principios geométricos resuenan con los armónicos más elevados de la constante Phi, permiten una distribución perfecta de la energía a través de columnas ondulatorias y vórtices infinitos, produciendo aceleración e interferencias constructivas de ondas, es decir, energías que debido a sus proporciones sagradas, tasa y frecuencia, se suman complementan y amplifican.

 

 

En base a los resultados obtenidos en mis investigaciones con la Energía de las Formas, a continuación definiré una de sus principales leyes:

 

 

 

 

"Todo ser vivo sometido a una inducción de forma energética, absorbe dicha energía y campo de forma y, la emite durante un tiempo".

 

 

 

Iván Paíno.

 

 

 

Este efecto es algo que el ser humano experimenta al someterse a terapia o trabajo con determinadas formas geométricas. Las formas cuyos principios geométricos están basados en las leyes de reproducción del Universo, nos ayudan a equilibrar; reestructurar y energetizar nuestra agua corporal; proteínas y células. A apaciguar nuestras emociones, a detener nuestros pensamientos y a expandir nuestra conciencia. Ingredientes básicos para un sistema inmunológico sano y robusto. La Energía de las Formas aporta al ser humano de hoy en día una herramienta para mejorar su salud, de tal modo, que le permita tener disponible una mayor cantidad de energía, para con ello, desarrollar y expandir sus habilidades originales. El cuerpo humano es la maquina más perfecta e inteligente que existe en el Universo, y cuando se somete a determinadas formas geométricas, es capaz de ajustar la frecuencia dentro de estos puntos multidimensionales. De este modo, se puede tener una oportunidad controlada de expansión en su interior. Ciertamente, el cuerpo humano, con sus diferentes campos etéreos, se siente muy cómodo en el interior de estas geometrías,  ya que todos los campos del cuerpo humano son igualmente energía consciente pura y en movimiento.

 

Para obtener el mayor rendimiento de estas formas y evitar la emisión de ondas de forma desfavorables para la vida, en Origen Sideral siempre realizamos un estudio previo del espacio o hábitat donde personas y formas convivirán. De esta manera, creamos espacios coherentes donde las energías; las formas geométricas; las personas; los objetos y la estructura del habitáculo, se sienten cómodos compartiéndolo. Esta es la razón por la que en Origen Sideral antes de instalar geometrías para cualquier uso dentro de nuestros espacios de vida, "siempre" realizamos un estudio previo por parte de un profesional con experiencia y formación en Emisiones Debidas a las Formas (EDF), Geobiología, Radiestesia, y contaminación electromagnética y eléctrica.

 

Por otra parte la Geobiometría asienta su base en el inductivismo como método de investigación científico a partir del que se enuncian y recogen la totalidad de sus conocimientos. Es decir, el inductivismo es la base insoldable de la Geobiometría para establecer el conocimiento obtenido mediante la observación de patrones regulares, y de los razonamientos y la experimentación en el trabajo con las Formas Sagradas, en dos y en tres dimensiones. Otras ciencias como la Radiónica; la Radiestesia y la Geobiología, se contemplan igualmente indispensables para ayudar a salir al hombre de la ignorancia y del oscurantismo, con que la ciencia moderna mira al “Conocimiento Antiguo”. Pues estas ciencias son la poesía de la realidad; de la vida; del Universo y de los mundos por descubrir.

 


"La comprensión de la esencia de lo que tú eres dentro del contexto de la Geometría Sagrada, como instrumento que te sirve para re-conocer tu unidad y auto-similitud con el Gran Arquitecto, no hace sino reafirmar que existes en un Universo compuesto de luz; forma y electromagnetismo. Mas ésta, es la fuerza triple que sustenta el poder de la Energía de las Formas, siendo la Conciencia Universal, la unidad que viene a religarlas."

 


La etimología:


La palabra “Geobiometría” está formada por las sílabas geo; bio y metría. El prefijo geo significa “de la Tierra” y procede del griego gé, mientras que el nombre de “Tierra” procede del latín “Gea” o de la diosa primigenia que personifica la Tierra en la mitología griega, también conocida como “Gaia”. El prefijo bio del griego bio o “vida”, procede del término “Biología”: bio-vida y logos-estudio, acuñado y popularizado por el naturalista francés Jean Baptiste de Lamarck en la Alemania del siglo XVIII. Para Lamarck, la Biología comprende literalmente el estudio de la vida abarcando desde los  mecanismos químicos moleculares  de nuestra maquinaria celular, hasta los conceptos  de ecosistemas y cambios climáticos globales. Y finalmente, el prefijo metría procede del griego métron o medida y de la palabra “Geometría”, del griego “Gueometría”, que significa: geo-tierra y metría-medida.

 

Por lo tanto, la etimología de la palabra Geobiometría se define a sí misma como la ciencia que estudia las formas geométricas que sustentan la vida en la Tierra (materia) y, los efectos producidos por la interacción de las mismas con los sistemas químicos moleculares y la vida celular. El siguiente “enunciado universal” describe con claridad la característica principal de la ciencia de la Geobiometría: 

 


"La Geobiometría es aplicable a todos los sistemas de la naturaleza y a la vida en general, pues son los patrones geométricos que la sustentan los mismos que permiten restablecer un código o una información dañada, a su estado original por el efecto de la resonancia sónica de las Formas Sagradas." 

 


En otros términos, la Geobiometría es la ciencia que estudia a partir del conocimiento obtenido mediante la observación de patrones regulares; razonamientos y experiencias, la capacidad de determinadas formas geométricas para captar; generar; transmutar; almacenar y distribuir la energía vital. Así como los efectos debidos a la interacción del ser humano y su hábitat con las formas. Este axioma es denominado como “Energía de las Formas".

 

Extracto del libro Geometría Sagrada de la Gran Pirámide Vol. II "El Diseño Universal", del autor y cofundador de Origen Sideral, Iván Paíno:

 

"El principal fundamento de la ciencia de la Geobiometría es que no se apoya en el efecto beneficioso de sus propiedades en la prevención, o en la corrección de patrones alterados, para su concesión como herramienta terapéutica, sino en su poder para revelar al individuo que el sufrimiento que experimenta, es un estado de no atención; desalineación y disonancia, con la naturaleza de su existencia; el cuerpo de luz; la Presencia Yo Soy. La Geobiometría concibe en cuanto a salud y enfermedad que la salud como equilibrio total es el estado recto de la conciencia, o el sistema de energía de la Presencia Yo Soy. Y que la enfermedad no es más que la creencia en la separación. Mas si la separación es una ilusión del Yo-ego, por lo tanto también la enfermedad lo es, postulando de esta manera que tan sólo existe la falta de salud a causa del estado de no-conciencia en la Presencia Yo Soy, debido al sistema de creencias del individuo.

 


Por otra parte, la Geobiometría reconoce al organismo humano como un conjunto de –campos de forma energéticos– en constante transformación e interacción con otros campos. Cuando se produce un desequilibrio en estos sistemas la consecuencia es la –falta de salud–, cuyos signos y síntomas se manifiestan en el cuerpo físico; en el psíquico o en el emocional, ya que el cuerpo espiritual está eternamente en “Estado de Gracia”. El propósito de re-plantear esta ciencia antigua como método terapéutico lo considero sobre todo porque aporta un método de tratamiento muy sencillo, que cualquier persona puede llevar a cabo."

 

Iván Paíno

pleca2